Los productos naturales en la industria de la belleza cada vez tienen más impacto en nuestras vidas. Debido a esto, se ha encontrado una solución (Upcycling) para aquellos desechos de alimentos para darle una nueva vida.

A todo esto, se considera que cada año se desperdicia un 14% de todos los alimentos del mundo y que son equivalentes 1,300 millones de toneladas. Por otra parte, si hablamos del impacto ambiental que repercute a las emisiones de gases de efecto invernadero equivalente a un 8% según la organización de las naciones unidas para la alimentación y la agricultura (FAO).

Muchas veces, el motivo de estos desechos es que no cumple con las normas de calidad o tienen una mala apariencia para venderse en supermercados.

Es por ello, que le toca a la industria de cosmética y la belleza en considerar aquellas materias primas que se desechan y que muchos consideran inútiles para una práctica más sostenible.

¿Qué es el Upcycling?

Se considera Upcycling a la reutilización de aquellas materias primas que son desechadas o que son considerados basura para darles un nuevo uso.

El objetivo de este proceso, es recuperar determinadas materias modificando su forma original del producto para crear otros.

El proceso del Upcycling

El objetivo del proceso del Upcycling es de no cerrar el ciclo de vida de productos de manera prematura y así aportar sostenibilidad a los procesos productivos.

De hecho, este proceso tiene la capacidad de transformar residuos en otros productos que sean útiles usables.

Upcycling en la empresa

Este revolucionario enfoque, aporta una reducción sustancial de los residuos generados. Si una empresa desea implementar este tipo de práctica, tienen que reestructurar todo el proceso de circulación y la fabricación de sus productos.

Por otra parte, los consumidores valoran cada vez un producto que se pueda reutilizar y que no generen residuos nocivos para el medioambiente.

En MS Lab somos conscientes de esta tendencia. Es por ello, fomentamos el aprovechamiento de principios activos naturales que componen nuestros productos finales.

¿Para qué se puede usar?

Un claro ejemplo de la utilización de esta práctica es la recuperación de residuos de ciertos productos alimenticios:

  • Semillas de frutas, se pueden usar para partículas exfoliantes.
  • El aceite de oliva, se pueden obtener los polifenoles. Estos son antioxidantes y protegen la piel del daño oxidativo y promueven la generación del colágeno.
  • El café, se pueden extraer los restos de cascaras o granos y son fuente de antioxidantes y activos de protección UVB.
  • El arroz, se puede extraer el almidón del arroz y que se usa para polvos matificantes.
  • La pulpa de la grosella negra, se puede utilizar para tintes de cabello.

Actualmente, esta práctica es muy común en la cosmética natural ya que se puede ver en diversos productos cosméticos de la actualidad.

Nosotros, te ayudamos a incorporar esta tendencia en tus productos cosméticos

En MS Lab, somos especialistas en la creación y formulación de productos cosméticos. Te asesoramos en la implementación de esta práctica en toda la gama de cosmética que desees.

¡ Contáctanos !